viernes, 28 de agosto de 2015

Lo que está por venir..!

Creo que he convertido este blog en un rincón donde me siento libre y me expreso, donde no tengo miedo de quien me lea o de lo que comentarán;  aunque soy consciente de que lo que se escribe en internet queda grabado y se expande muy rápido.
Leyendo otros blogs veo que el mío es muy simple quizá, pero escrito con el corazón. Y que no pretendo tener más lectores ni seguidores, solo escribo como una vía para transmitir mis sentimientos y mi visión del mundo. Y llegar a algún corazoncito.

Suelo escribir mucho sobre el amor, la ilusión, los miedos, los sueños..
Hoy quiero contar un sueño muy grande que se hace realidad cada día, y que me hace mantenerme con una sonrisa de oreja a oreja.

Hace casi 6 años conocí a una persona que ha cambiado mi vida. Nos conocimos como en las películas, en un viaje de verano en un país extranjero. Y cuando acabó este viaje nos separamos sin saber qué quedaría de esa llama que brotó, con el corazón encendido.
Así empezamos un sinfín de idas y venidas, de trenes, aviones, autobuses  y coches. De lágrimas de despedida en la estación, de sonrisas y abrazos interminables en los encuentros. De noches eternas, de cientos de páginas escritas en el diario..
Sin darnos cuenta nos fuimos haciendo necesarios el uno para el otro. Fuimos dando pasitos. Pequeños pero constantes. Aunque también nos hemos lanzado muchas veces al vacío, de la mano. Como cuando la distancia se alargó hasta Suecia por unos meses. O de cómo cuando empezamos nuestra vida juntos en Sanse.Así, sin preámbulos, de un día para otro. De estar separados a compartir todo. O de cuando nos tuvimos que volver a separar por hacer la residencia de matrona, cuando parecía que estábamos cómodos en la misma ciudad. Cuántos momentos que no quiero olvidar, cuántos días vividos.
Una noche de abril me cogiste de la mano. Y tu mirada iluminada, tus ojos brillantes me lo dijeron todo. Tus ojos me hablaron de un hoy para siempre, de un proyecto juntos, de un paso enorme que nos llevaría momentos de felicidad, pero también de incertidumbre o dificultades. Pero lo haríamos juntos. Como hasta ahora. Construyendo nuestros cimientos, ampliando horizontes, siendo más que uno+uno.
Sí, quiero. Cada día de mi vida quiero pasarlo a tu lado. Quiero seguir aprendiendo de ti, quiero admirar tus pequeñeces y tus grandezas. Quiero quererte así, como eres. Con tu sonrisa al despertar, con tu barba de cinco días, con tus bromas, con tu humildad, tu paciencia.
Por el año tan bonito que nos espera, por la vida a tu lado.
                                                                                                                    Elena 






4 comentarios:

Analía dijo...

puro amor! que lindo!!

buscandotushuellas dijo...

Felicidades!! Queremos ser testigos de vuestro amor para.siempre! Luchadora guapaa

Marina dijo...

Os deseamos la mayor felicidad del mundo. Un abrazo muy fuerte :)

Maribel Pajuelo dijo...

Llegas al corazón, porque tus palabras son puro sentimiento. <<<<<<te quiero.