miércoles, 3 de febrero de 2010

Un defectillo...




No puedo dormir, y sé que es porque cuando tomo Coca-Cola por la tarde me cuesta conciliar el sueño, como a los niños.
Y porque ahora mismo tengo en mi cabeza mil ideas, cosas que tengo pendientes para mañana, preocupaciones, tonterías..que lo único que hacen que me lo quite de la cabeza es escribirlo. Así que lo primero que he hecho ha sido hacer una lista, de todo lo que no me deja dormir en mi agenda. Y me ha surgido escribir en el blog para compartir alguno de esos pensamientos enredados entre muchos otros, a ver si así, me dejan dormir. Como los niños.


Os voy a contar un pequeño defectillo: no paro quieta, soy una "Prisitas".
Eso tiene su parte buena y mala. La buena está controlada, ¡pero la mala a veces me puede!
Aunque estoy en proceso de aprendizaje y me está costando un montón, estoy aprendiendo a no tener tanta prisa por todo. Sé que pongo nerviosa sin querer a muchas personas, cuando voy corriendo de un lado a otro, cuando hablo tan rápido o cuándo me agobio porque los demás no tienen la misma energía en las mismas cosas que yo.Y lo malo de esto, es que las cosas sin paciencia y con prisas no llevan a ningún lado, son cosas sin fondo o que pasan por mi y ya está. Y de sobra sé que eso no es lo que quiero.
Al fin y al cabo, esto es todo un ejercicio de dejarse hacer, y no de tener todo controlado siempre. Es aprender a relajarme, a disfrutar de verdad de todos los momentos del día, a dedicarle a cada cosa su momento. Es saborear lo pequeño, un beso, una sonrisa, no mirar el reloj mientras hablas con alguien.





Aceptar que eso está en mi ha sido todo un reto. Yo siempre me excusaba diciendo que va en mi carácter nervioso, que soy así y no lo puedo cambiar. Pero alguien me está enseñando que puedo. ¡Qué alegría encontrar la complementariedad en una persona, y aprender de eso! Por suerte esta personita es tranquila, no es tan impulsiva como yo, se toma las cosas siempre con humor y eso hace que los problemas que veo a veces como enormes en ese momento, los haga más pequeños, haciéndome parar a pensar. Entiende mi mundo alocado, pero me enseña a llevarlo con más sosiego, disfrutándolo más. Javi no hace nada especial para enseñarme esto, es su carácter, su visión desde otro punto de vista, es quererme como soy.

Un abrazo enorme



Fotito de un fin de semana viajero, en Liverpool con Javi. Una mirada que dice todo. Muchas risas, bromas, paseitos x la ciudad, comiditas, cenas...momentos!

2 comentarios:

Daniel Pajuelo Vázquez dijo...

¿Conseguiste dormir? ;)

Creo que tras las 'prisas' enfermizas, el desasosiego hay algo más que una personalidad, una forma de ser. Cuando hacen perder la paz y enfrían el amor a los demás esconden una huida de una misma. Hay miedo a pararse y mirar por dentro. Y lo de dentro nos suele provocar un miedo irracional.

Pero no hay que temer. En medio de nuestras flaquezas, egoísmos, aún dentro de nuestro ser lleno de cosas, horarios, y tensiones, la voz de Dios resuena con claridad para quienes desean oírla:
"Cansados y agobiados venid a mí, aplastados por el pecado aprended de mí, de corazón soy humilde y manso, venid a mí"

Un abrazo,
Dani

Pd.: Quien busca la paz interior nunca la encuentra, quien busca a Jesús acaba siendo encontrado por él y su paz viene a habitarle

Analía dijo...

Puro amor esta entrada!
Amor a tu "Javi"; y amor de un hermano que te cuida de cerca. Qué lindo!

En medio de las experiencias, del camino mismo, es lindo empezar a "descubrirse" uno, sin más excusas. Reconocer las propias formas aprendidas para reaccionar y resolver,que muchas veces no son cosas del caracter ni "inmodificables". Estar atentos a lo que va pasando por dentro, y a las respuestas que nos surgen frente a las cosas que vivimos es el primer paso para cambiar lo que es necesario cambiar, y para reforzar aquellas cosas que tenemos como don o capacidad.
Y ya lo creo, que así como tu Javi viene a imprimirte esa cuota de "serenidad" necesaria, seguramente vos más de una vez, le regalarás un poco de ritmo a su propia vida. Digo, no sé...


Ojalá hayas podido conciliar el sueño.
Un abrazo!!