martes, 13 de enero de 2009

No te salves

No te salves
Mario Benedetti

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino

y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.




Yo no me quiero salvar. Quiero vivir y dar vida, quiero ser una persona llena, que busca, que se da cuenta de las cosas, que es realista. Ojalá aprenda a mirar más allá de mi palmo de narices, a no hablar de mis problemas antes de escuchar los de los demás, a no quedarme en el borde del camino, a medias, vacía.

Estoy aprendiendo todos estos meses fuera de casa, el valor que tienen las pequeñas cosas, desde lo más cotidiano como es el ir a clase, como el convivir en una casa con más gente, entender diferentes estilos de vida, abrir horizontes. Quiero cultivar todo esto que creo que me está haciendo madurar, para poder aplicarlo en Valencia, en casa, en el día a día rutinario.
Estoy cada vez más contenta de la decisión de haberme venido aquí este curso. Me siento ya a gusto, acogida por completo, y he logrado no estar tan pendiente de lo que pasa en Valencia, y empezar a vivir lo que pasa aquí. Que el tiempo pasa rápido.

Por eso no quiero estar inmóvil al borde del camino, no quiero cerrar los párpados, ni congelar el júbilo, ni dormir sin sueños..
Las cosas hay que tenerlas claras, y ser consecuente con lo que hacemos. Y yo hoy por hoy tengo muy claro qué quiero, quien soy, y que nada de lo me hace ser yo misma va a cambiar. Sólo voy a tomar enfoques diferentes, visiones que nunca antes hubiera imaginado, voy a aprender a ponerme en el lugar de los demás, voy a darme con total transparencia a todo el mundo..¡voy a vivir!


Elenita

13 comentarios:

Ludovico dijo...

recojo la ultima frase, "no quiero estar al lado del camino". Hay una canción de Fito Paez que empata con lo que escribes en el post.

Me gusta estar a un lado del camino
fumando el humo mientras todo pasa
me gusta abrir los ojos y estar vivo
tener que vérmelas con la resaca
entonces navegar se hace preciso
en barcos que se estrellen en la nada
vivir atormentado de sentido
creo que ésta, sí, es la parte mas pesada
En tiempos donde nadie escucha a nadie
en tiempos donde todos contra todos
en tiempos egístas y mezquinos
en tiempos donde siempre estamos solos
habrá que declararse incompetente
en todas las materias de mercado
habrá que declararse un inocente
o habrá que ser abyecto y desalmado
yo ya no pertenezco a ningún istmo
me considero vivo y enterrado
yo puse las canciones en tu walkman
el tiempo a mi me puso en otro lado
tendré que hacer lo que es y no debido
tendré que hacer el bien y hacer el daño
no olvides que el perdón es lo divino
y errar a veces suele ser humano

Gruumsh dijo...

La verdad es que me encantaría tener el privilegio de poder conocerte.

Álex dijo...

Haría mía cada palabra en este instante. Es tiempo de querer con ganas, de gastar la vida y no de ahorrarla, de colmar de besos los rincones oscuros del mundo, de vestirse cada mañana con una mirada de ternura...

Gracias, como siempre, por tanto.

Daniel Pajuelo Vázquez dijo...

Vivir intensamente el momento presente supone dejarse ganar por Cristo. Su palabra es nítida:
"Hoy quisiera alojarme en tu casa" Hoy. No mañana.

(Carta de Roger de Taizé)

Analía dijo...

"por eso no quiero estar inmóvil al borde del camino......¡Voy a VIVIR!"

Puedo hacer la segunda voz en este párrafo. Me siento muy identificada hoy con esto.

Siempre es un gusto pasar por acá y leerte. Cómo es que las miradas y expresiones de otros, aún sin conocerlos, a veces se vuelven un poco espejos de uno mismo; y uno se siente extrañamente comprendido.
Gracias por compartirte!

buscandotushuellas dijo...

Paz y bien Elenita,

Yo tampoco me "quiero salvar", ni guardar la vida para mi, ni atesorar tesoros en la tierra donde la polilla carcome.

Este poema siempre me rasga y me hace reflexionar profundamente sobre el sentido que le doy a mi vida. Gracias por traerlo de nuevo ante mi.

Hoy más que nunca siento esa llamada a "no quedarme inmóvil al borde del camino", aunque dé vértigo.

Seamos infatigables peregrinos en un mundo que necesita de tantas personas que digan SI.

Un abrazo,

TeSs

Álex dijo...

Hoy, a estas horas furtivas, vuelvo a tus palabras. Y resuenan.

Paços de Audiência dijo...

Hay que ser muy valiente para eso.

Anónimo dijo...

Calma Chica

Esperando que el viento
doble tus ramas

que el nivel de las aguas
llegue a tu arena

esperando que el cielo
forme tu barro

y que a tus pies la tierra
se mueve sola

pueblo
estás quieto

cómo
no sabes

cómo no sabes
todavía

que eres el viento
la marca

que eres la lluvia
el terremoto.

Hay Elenita, ahora te das cuenta de que las pequeñas cosas, son las importantes, el patatasofa, las pequeñas discusiones, los amigos, tu portatil. tus padre, tu padre que te adora, que eres el fruto de un poema aún no acabado.
Te quiero. Un beso:Sejo.

MARIANO.- dijo...

"No reserves del mundo sólo un rincón tranquilo".
Genio Benedetti. Conformistas, abstenerse.

Conocía el poema y es bueno redescubrir cada vez un nuevo llamado en sus versos.

Elena dijo...

Mil gracias por todos vuestros comentarios.
Es una gozada leer y releer a benedetti, y coger fuerzas con cada una de sus letras.
Papá, mil gracias, me emociono leyendo tus palabras...vaya morriña!

A todos los que escribís y leéis el blog, nuevos y asiduos, muchas gracias, vuestras palabras, me dan ganas de seguir escribiendo!
Un abrazo muy grande

Anónimo dijo...

Mira que no te conozco pero me siento tan identificada contigo. En muchos de tus posts hay algo de mi, de lo que pienso y he vivido. Este poema por ejemplo, lo amo. Y cuántas veces he hecho tu reflexión posterior!...Ojalá no te salves.Yo ahí estoy, intentando no hacerlo. Mucho ánimo desde Valencia. Y ya que tu me has recordado hoy este poema yo tb te comparto algo, es una frase que me ayuda a lo que tu dices de "darnos a los demás"...a veces es complicado.. somos tan diferentes...pero la frase dice "Debemos conocernos mejor, para poder amarnos más". Lo intento hace r un principio en mi vida, a pequeña y gran escala. Aunque es complicado empatizar a veces, pero lo impotante es tener la intención de hacerlo, por ahí se consigue!

coco dijo...

Qué suerte haber tropezado con este poema. ¡Gracias, Elena!