jueves, 4 de diciembre de 2008

Un puntito en el infinito





Llevo días pensando lo insignificantes que somos, lo pequeños que somos, lo poco que sabemos. Estoy descubriendo que no sabemos nada de nada, que por más que queremos aprender y asimilar somos seres limitados. Nos creemos tantas veces en posesión de la verdad...¡y en realidad no sabemos nada! No sé, creo que es que bueno que por lo menos sea consciente de que soy un punto en el infinito, y que me queda mucho por aprender.

Por ahora estoy bien, mucho más instalada en la ciudad y sintiéndome como en casa. Ahora tengo un poquito más de tiempo, porque he acabado las primeras prácticas, y me he metido en un voluntariado. Necesitaba ya algo así, sentía que me faltaba algo. Acostumbrada en Valencia a no parar..pues aquí estoy muy tranquila!jeje Es en un cole de educación especial, con niños de 2 a 6 años, ¡una pasada! Por ahora disfrutando y aprendiendo, ¡estoy muy contenta!.

Y nada más...este fin de semana visita familiar. Mi hermana y su marido,( qué ganas tengo de tocarle la tripita de embarazada!) y mi tía.

Un besito grande!



Tiempo de espera
¡Velad! En este tiempo de adviento..Mantened los oídos abiertos,los ojos atentos!

2 comentarios:

Ludovico dijo...

Tal vez sea que somos pequeños en el mundo. Pero en nuestros cinco dedos tenemos el poder de salvar el mundo. Con la ayuda nuestra y del Jefe, esto puede ser un sitio mejor.
(Tu blog siempre me deja con una sonrisa de oreja a oreja. Gracias)

Álex dijo...

Tu pequeñez está hecha del mundo entero.

GRACIAS.