viernes, 18 de abril de 2008

Rubbik

Ha creado fiebre y furor ..
¡El cubo rubbik!


De novabella.org:


La vida al cubo

la vida al cubo
Con el resurgimiento de los cubos de Rubik, se me ocurre, que discernir podría asemejarse a ordenar las caras de la propia vida para encontrar respuesta a algo, igual que ordenamos las piezas del cubo para lograr una distribución de caras determinada

Hay fundamentalmente 3 formas de enfrentarse a un cubo de Rubik:

* Moviendo las piezas al azar con la esperanza de que en algún momento quedarán ordenadas
* Aprendiendo con la experiencia de otros, que hay algoritmos que nos permiten, mediante el estudio, ordenar el cubo en el menor tiempo posible
* Dedicando largos tiempos y mucha visión espacial, a descifrar el funcionamiento del cubo, hasta llegar a intuir por ti mismo, cómo hay que mover las piezas para completar las seis caras

Las 3 anteriores se pueden combinar, haciendo que el juego varíe, entre lo más competitivo y eficiente, hasta lo más interesante y enriquecedor, pasando por lo más entretenido

Curiosamente, esto también se asemeja al discernimiento en la propia vida: puedes tomar las decisiones de forma azarosa, dejándote en manos de la suerte o la providencia, o bien apoyarte en la experiencia de otros y el estudio de técnicas y metodologías para descubrir la respuesta que buscas, o puedes pasar largas horas interiorizando le problema junto con la mecánica de tu propia vida, hasta lograr encontrar el punto en el que todo encaja. Y también, como en el cubo, es interesante mezclar un poco de cada método

Es fácil cuando tienes un cubo de Rubik delante, saber cuál es tu objetivo (ordenar las piezas) pero ¿has pensado alguna vez en dedicar algo de tiempo a ordenar tu propia vida y qué método utilizar?


Quizá sea una buena forma de iniciar un discernimiento, el coger un cubo de Rubik e imaginar que es tu vida la que ordenas, y mientras lo giras, pensar cómo has de cambiar tu propia vida para dar lo mejor de ti mismo

En la web http://ganga.es se puede encontrar los puntos donde se vende el cubo, o incluso adquirirlo de segunda mano. pasaros por la página, que está muy bien!

3 comentarios:

Alberto. dijo...

Jamás conseguí colocar ni una sola cara del dichoso cubo... Y la vida, ¡ay, la vida!.
Uno discierne a la luz del Evangelio, el silencio, la oración, la observación, la razón, etc... Pero, como dice Juan 3,8: "El espíritu sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va".

Un hermoso blog.
Un abrazo en Cristo.

Ludovico dijo...

Siento que el cubo de rubbik (que a mi me da muchisima paranoia) es una buena representación de nuestros métodos y formas para encarar los problemas. A veces buscamos salidas complicadas, cuando es cuestion de rotar, ver en perspectiva y organizar todo por su color.

Pero como siempre, la vida supera al juego.El ciubo de la vida - por decirlo de alguna manera - tiene millones de caras.

Anónimo dijo...

Que lindo tu block me gustaria conocerte! te dejo mi mail por si te apetece agregarme, besos! cangrejo1@hotmail.com