miércoles, 12 de octubre de 2005

Defensa de la alegría

Últimamente a mi alrededor ocurren muchas cosas,cosas que,aunque no me afectan directamente,hacen que me plantee muchas cosas, que piense, que actúe. Por eso hoy escribo aquí.

Por algunos amigos que no lo están pasando muy bien últimamente, por compañeros de clase que necesitan ayuda, por toda la gente que me encuentro en mi día a día y que aunque crea que pasan desapercibidos en mi vida, estoy segura de que me marcan, aunque sea lo más mínimo.

Me gusta mucho Mario Benedetti, y por eso hoy voy a colgar una poesía que se llama "Defensa de la alegría", porque me parece una poesía optimista, que nos anima a vivir alegres, y porque creo que encaja un poco con lo que quiero transmitir.La oí por primera vez el año pasado, en el recital poético del colegio, y me encantó.

Un besazo! Espero que os guste,ya me diréis.


DEFENSA DE LA ALEGRÍA


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegía como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y de la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.



Mario Benedetti



Elenita

2 comentarios:

Daniel dijo...

Motivos para estar tristes y derrotistas tenemos varios cada día en nuestra vida cotidiana, y unos cientos en el mundo cada semana. Por eso yo también creo que la alegría es una opción de vida, la alegría profunda, que brota de la Paz, que te permite permanecer aun en la tribulación.
Esa alegría que nada ni nadie pueden borrar porque deja de ser un esfuerzo mío, y es un regalo que simplemente hay que cuidar.

Noe dijo...

Elena, es precioso lo que escribes. Ojalá llegue un día en que todos sepamos ver desde los ojos de la espernza, y la felicidad, este mundo en que habitamos. Una vez, me alegra el haberme cruzado en tu camino y aprender de tus palbras. Gracias por sembrar, auqnue a ti te pareza poco, un mundo más fraterno. Besos