martes, 25 de mayo de 2010

Historia de un viaje

Quedan veinte minutos para que salga el autobús, pero ella ya está sentada en el asiento. Siempre escoge uno cerca de la puerta trasera, y siempre en la ventana, como si fuera su lugar asignado.Manías.
El conductor anuncia la salida, explica las normas del viaje, y sin más dilación sale hacia su rumbo. Está lleno de gente.¿Dónde irán un martes entre semana?-se pregunta.-Igual también se van a encontrar con alguien.
Y observa la señora que tiene al lado, que le saluda y que necesita hablar, y piensa que habrá detrás de tantas vidas que viajan, que se cruzan.

-Uf- respira hondo. Está más tranquila, ahora sólo queda esperar. Siete horas, el viaje no es tan largo. Puede dormir,leer, escuchar música..siempre planea hacer cosas en el viaje, pero el traqueteo del bus es como un somnífero, y a los pocos minutos de arrancar,duerme profundamente.

Cada viaje es un paso más, es la sensación de avanzar, de caminar juntos. Se tienen que contar un montón de cosas.Esta vez ha sido largo, los exámenes(sus últimos exámenes de la carrera!!) han sido lo primero, el esfuerzo final. Y es razón de sobra para esperar, para dar ánimos, para cuidar los detalles del día a día.
___________________

Son las once.Él está de cena con amigos, lo mejor para relajarse tras un mes casi sin levantarse de la silla. Mira el reloj y se percata de que ella ya habrá salido, de que cada vez les separan menos km. Está un poco nervioso, piensa en todo lo que van a hacer cuando se vean, en la de cosas que tiene que contarle, en lo bien que se lo pasan siempre juntos, con cualquier cosa, sin hacer grandes planes. Y sonríe, y se le pone esa carita tan graciosa que delata lo feliz que es.

La cena es distendida, divertida, recordando los años en la uni,en el colegio mayor, en el piso. Pasan un rato genial, entre amigos de verdad, lazos que siente que no se van a separar.
Pero está tremendamente cansado, son las dos, y ella llega a las seis. A dormir, que en unas horas, es un gran día.

_________________

-¡Buenos días!
Abre los ojos, y la ve ahí, en su habitación, como si le hubiera estado observando mientras dormía. Se frota los ojos, se despereza.Igual está soñando.

-¿Cuándo has llegado? ¿ Me he quedado dormido?
-Bueno, me abrió Chema la puerta. ¡Pero no te quedes ahí, dormilón! ¡Ven, dame un abrazo!-
Y parece que el tiempo no haya pasado, y de repente les entra la risa, y se despiertan a besos, a abrazos. Se miran como si fuera la primera vez que se encuentran, fijándose en cada detalle; en sus ojos, en esa preciosa sonrisa, en su pelo, su olor, sus manos. Cansada por el viaje y derrotado tras exámenes, se quedan dormidos cogidos de la mano.
Y el sol ya asoma tras las persianas, y es un nuevo día.

2 comentarios:

maryi dijo...

qué bonito elena

palabras dijo...

precioso... gracias