jueves, 25 de marzo de 2010

La primavera





...despierta ilusiones, reaviva la mirada, nos hace hasta más bellos.

A los que estamos acostumbrados al sol, nos cambia el estado de ánimo cuando llueve, cuando hay más de dos días grises seguidos, cuando el cielo está encapotado.Al menos a mi me pasa.Me siento afortunada por vivir en Valencia, la tierra de las flores, de la luz, del amor. El cielo casi se toca con las manos cuando tiene ese color intenso, azul radiante. Me relaja pasear por la playa bajo la brisa, dejar que las ruedas de los patines se deslicen y me lleven.Donde sea. Sin rumbo.

La primavera es tiempo de color, de rojo, azul, verde, naranja. Renace nuestro buen humor, el estío se acerca y eso nos hace pensar planes, vacaciones..
Y nuestros corazones re-viven. Re-nacen.Re-evocan. Cuaresma y primavera. Tiempo de tirar nuestras cenizas, de quemar lo que está muerto, de volver a nacer. Tirar nuestra casa abajo para construirla bien, desde los cimientos. Y con unos pilares fuertes. Cuaresma es tiempo de preparación, de re-construir el corazón, de vaciarlo para estar más dispuestos a dar y recibir que nunca.

Ojalá fuera primavera todos los días, y estuviera siempre dispuesta al cambio, a la conversión, a los colores, a la luz.Ojalá fuera cuaresma todos los días.




¡Un abrazo!
Elena

1 comentario:

Maribel dijo...

Me encantan tus reflexiones sobre la primavera y la renovación de la vida. Eres un encanto. Estoy muy orgullosa de tenerte como sobrina. Un abrazo, cielo.