domingo, 22 de febrero de 2009

Visitillas granadinas

Un amigo te acepta tal como eres. Lo que eres a los ojos de tu amigo te da una idea de quién eres a los ojos de Dios.



No necesitas jurar amistad eterna. Simplemente sé amigo. Aceptad el don que sois uno para el otro y calentaos con el resplandor de tal milagro.



No importa si tu amistad es grande o pequeña, alta o baja, o redonda, complicada o sencilla. La amistad se da en todo tamaño, forma y color imaginable.



Da a tu amigo sin esperar nada a cambio. El don más gratificante se realiza sin expectación ni preocupación por el resultado.



Permite que tu amigo te ame. Sólo puedes dar lo que has recibido. Cuando tu amigo llama a tu corazón con amor, dale la bienvenida dentro de tu ser siempre sediento de amor.



Fin de semana de recargar pilas, dosis de amigos y familia a tope. Tenía ganas de bromas, risas a todas horas, hablar de todo, y reírnos por nada. Disfrutar de lo pequeño, y sentir que que les echaba mucho de menos, pero que están muy cerca. Ahora a seguir el día a día, a disfrutar de esta ciudad, de la vida aquí, de las visitas, de los amigos. A dar y a darme.

¡Un abrazo!

Elenita

3 comentarios:

maria dijo...

un fin de semana precioso, lleno de pequeños detalles, amistad, cariño, confianza, sinceridad, risas

dias de recargar pilas

un regalazo

mary

Ludovico dijo...

Hay esos momentos en que nos damos cuenta que, a pesar de estar en el valle de la sombras, no estamos solos. El, enb los ojos de muchos, esta con nosotros

(Y en Granada, una ciudad que extraño con el alma)=

Alberto. dijo...

Impagable sonrisa.