miércoles, 9 de enero de 2008

Peregrinación de confianza!



Buenas!!Vuelvo a escribir!
La verdad que han sido unas navidades moviditas, pero que me han gustado mucho, porque he tenido tiempo para estar con la familia, y además vivir la nueva experiencia de la peregrinación de confianza de Taizé en Ginebra.
Ha sido una experiencia de confianza sin duda...desde el primer momento, confiar en quién nos iba alojar, confiar en qué iba a ser una buena experiencia, que íbamos a disfrutar...y no hay más que mirar las caras de todos, comentar, charlar.Es genial poder convivir tanto, poder vivir estas cosas con personas que sienten como tú, que vibran, que llevan la alegría y la locura sana dentro de ellos! Una pasada!


Ahora estoy ya centrada en los exámenes que se acercan, que quiero aprobar todas como sea.Además tengo muchas motivaciones para estudiar, así que sólo es poner los medios y la disposición!

Os dejo a continuación algo muy mío...
Siempre que viajo llevo conmigo mi libretita, alguna vez os he hablado de ella. Ahí es donde están mis sentimientos, mis poesías, mis cosas personales. Y en taizé escribí bastante, y me gustaría compartir algo a modo de diario, y que en cierto modo, os pueda servir, para sentiros identificados, para revivir taizé.....

Un besote grande!
28-12-07
Cuesta quitarse todos los miedo, los prejuicios y la mil tareas de cada día para vaciarse y venir aquí. Creo que ahora, a tercer día de estar fuera de casa, empiezo a estar más a gusto, con más ganas y más tranquilidad.
Me paraba venir el pensar todo lo que tengo que estudiar y tengo abandonado, los días en casa con la familia, el sentirme todavía más lejos de Jero...
Me estoy dando cuenta de que si no desconecto a ratos no puedo estar bien, porque me agobio, siendo que no puedo, que no soy capaz de llevar una relación a distancia, o de estudiar y sacarme todo, o de estar y preocuparme por los demás.
Además, me he dado cuenta de que siempre acabo hablando de mi, de mis cosas, de mi no se qué...¿cómo me voy a abrir si me cierro en mí misma?
Vengo a Ginebra-Taizé buscando paz, buscando a Dios en los demás y en los detalles, en la oración de Taizé...necesito beber d esta fuente, alimentar mi fe, y seguir preguntándome cómo servir, como ser luz, esperanza, cómo ser una persona de fe.

31-12-07
Sé que no sé poner buena cara al mal tiempo.
Sé que no sé disimular cuando algo no va bien.Será porque la cara es el espejo del alma, porque una mirada dice más que mil palabras, o porque soy demasiado sensible y no puedo ocultar lo que siento.
Y ahora me siento desconcertada.No quiero que Dios sea para mi el descanso y refugio al que acudo cuando estoy mal. Necesito que sea TODO lo que hago a diario. Que sea capaz de sentirlo en lo bueno, en lo sencillo...Parece que cuando estoy triste, cuando me siento vacía, le siento con mucha más intensidad y m da ese abrazo que tanto le pido. Pero quiero ser capaz de sentir su amor siempre.Tengo una fe que se balancea, soy quejica, impaciente, y muchas veces me siento pequeña ante él.

5 comentarios:

Belén dijo...

Gracias por compartir tu pensamiento,tu oración, y también tus fotos.

Un abrazo grande

Álex dijo...

¡Y yo que siento cerca cómo tantas veces "sales de tu vasija" para encontrarte, sin miedos, sin ataduras, sin ningún egoísmo y con toda tu sensibilidad... con el otro y, sobre todo, con el otro que más te necesita!

Gracias por darte, incluso en la duda y en el mal tiempo.

Que en ti siempre es bueno... de alguna forma, por algún extraño milagro.

Un beso grande.

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Bueno, como supongo que ya ha llegado la hora. Mucha suerte con los exámenes. Son pocos y cobardes así que mucho ánimo.

Y del viaje, si has vuelto con algo que no llevabas en la ida, es que ha merecido la pena.

Analía dijo...

Gracias por compartir. por estos días leo los blogs de por allá, y la verdad es que me dan unas ganas tremendas de participar alguna vez en los encuentros de Taizé. estoy lejos... por ahora me hace bien leerlos y compartir, al menos en la intención, sus vivencias.Quien sabe si alguna vez pueda...
Un gran saludo. Llegué hasta acá por una "mirada que conoce" en otro blog. Bendiciones!

Anónimo dijo...

gracias por el texto..tengo unas ganas tremendas de volver a taizé y no se cuando encontrar el momento ni el dinero...quien sabe...confiar y dejarse sorprender va a ser mejor. Gracias por compartirlo!